La noche oscura del Alma

Leí días atrás un artículo sobre la noche oscura del Alma y me impactó, pues nunca había escuchado al respecto y describe detalladamente el proceso que yo experimenté años atrás cuando inicié mi despertar espiritual. En esa época me sentí desfallecer, sentí que nada ni nadie me interesaba, tuve una sensación de pérdida inmensa e imposible de describir, es un vacío, una ausencia, una sensación de que algo falta teniéndolo todo…. Nadie ni nada llenaba y menos, quitaba esa sensación de muerte en vida que experimenté. El miedo, la duda, la soledad se apoderaron de mi y de verdad que ni sabia ya quién era, que quería o para donde iba.

 

…. La noche oscura del alma es una iniciación espiritual, un tiempo de incubación para que la crisálida se convierta en mariposa. Una desintegración para que se dé la transformación que nos lleve más allá de nuestro horizonte. Thomas Moore dice que hemos de aceptar la noche oscura y vivir en consonancia a ella porque el alma se alimenta de la oscuridad tanto como de la luz. La bajada al mundo subterráneo nos conecta con lo profundo y oscuro, nos conduce al vacío de nuestro ser, hacia una transformación y renovación.

Hay noches oscuras del alma y descensos a los infiernos ineludibles. En esos casos hay que tomar la determinación de permanecer en ese espacio desierto y solitario, estando presentes ante el vacío. Entonces puede emerger un vacío fértil, una presencia total que nos libera. En este sentido, dijo Jung que la oscuridad y el caos preceden siempre a una expansión de la conciencia…. Tal como lo describe Ascensión Belart.

 

Al sentir tal sensación, que era casi perenne, me resistí a sentirla, pero era más fuerte que yo, y la sensación de tristeza, duda y soledad, permanecía cada día de mis días y nada la sosegaba. Nunca imagine que era un proceso normal en el ser humano, cosa que ahora se y comprendo aquel padecimiento tan voraz que mantuve en ese tiempo.

Ahora se que es el proceso de transición que pasa el Alma para despertar, para poder vivir el cielo en la Tierra, vivir desde el corazón-Alma y no desde el ego-mente que es lo que solemos hacer antes de pasar por el proceso de la “noche oscura del Alma” para irse desprendiendo de las razones y conectarnos con la intuición y así fluir y ver lo bello y bueno de las situaciones y de cada persona con la que nos relacionamos por lejana que sea o esté de nosotros.

Es un cambio, es un antes y un después…. Es un momento de purificación de vacío donde sale lo viejo/mente y nos hacemos consciente de la Luz y el Amor que somos verdaderamente. Donde nos desprendemos de las etiquetas, criticas, juicios y las quejas para abrirnos al campo de la ACEPTACIÓN de todo lo que es tal y como es y se presenta. Es un momento donde nos apartamos de la incertidumbre y espera agotadora para aceptar la vida (personas y situaciones) sabiendo que lo que nos llega es lo justo y necesario para nuestro bien y el de los involucrados.

En la “noche oscura del Alma” dejamos atrás la lucha pues atravesamos las sombras y sabemos que son parte de nosotros pero que están a nuestro favor, no en contra.

Es un momento de desprendimiento, dejar ir, soltar todo aquello que mantuvimos apegados a nuestra vida (creencias, hábitos…) para entrar en el mundo de las infinitas posibilidades a través del perdón, liberación para poder creer para crear.

La “noche oscura del Alma” es un viaje iniciático, solitario y oscuro que se tiende a evitar y nos resistimos ya que las sensaciones que se experimentan son la SOLEDAD y el sufrimiento mismos, para después salir victoriosos de ese proceso de transformación como de crisálida a mariposa.

La “noche oscura del Alma” es la oportunidad de replantear la vida, ya que es desde el ALMA e inevitable.

La “noche oscura del Alma” es la muerte, la pérdida de lo mental, racional y externo para introducirnos en un viaje interior maravilloso sintiéndonos poderosos y capaces sin derribar, quitar o maltratar lo a quienes nos rodean.

Es lo que llaman el DESPERTA ESPIRITUAL, y es ineludible…

 

…El dolor, las adversidades, las renuncias obligadas a algunos sueños nos hacen humildes. Destruyen capas de orgullo, omnipotencia, vanidad, arrogancia y narcisismo; destruyen capas de egocentrismo, perfeccionismo, rigidez e intolerancia. La humildad se  forja en el fuego alquímico del dolor. Por medio de las crisis la coraza egoica se va resquebrajando, se vuelve más fina y trasparente, nos hacemos translúcidos y porosos a la vida. El reconocimiento del Alma de la que todos formamos parte surge a medida que el ego se va trascendiendo. El alma anhela la Unidad. Nos quiere unidos y vinculados en el Gran Alma. Unidos en un amor inclusivo que todo y a todos abarca. La noche oscura encierra la oportunidad de acceder a una verdadera espiritualidad al sentirnos uno con el otro, puesto que el otro es otro yo. La fuente de la compasión reside en reconocemos en los demás, al darnos cuenta de que hay una naturaleza semejante en todas las personas… Ascensión Belart

 

La “noche oscura del Alma” es la transformación, sale la razón y el AMOR juega el Rol principal, protagónico.

Sin resistirte Acepta, disfruta y experimenta tu “noche oscura del Alma” saliendo de la oscuridad a la LUZ!!!

Magdalena Grimaldi – Chile, 18-01-2018